jueves, octubre 11, 2012

maternidad: el tiempo con los niños


Source: google.ca via Lucía on Pinterest



El otro día cuando os contaba que buscaba cosas nuevas, nuevas secciones para el blog, salió el tema del tiempo con los niños en concreto que si ahora necesitaban más tiempo, y me puse a pensar, en mi caso no es así... y no sé si seré yo la rara, mis hijos de 5 y 7 años cada vez me necesitan menos, he dejado de terner bebés, para tener hombrecitos que básicamente pasan mucho de su madre.

Ya sabéis que los tuve muy seguidos 21 meses se llevan, durante el primer año de Bosco fue una locura, los pañales inundaban la casa, tenía cara de panda constantemente y juro que a mi marido le subió la fiebre una noche de agotamiento puro, aunque sé que no puede ser y que no hay ninguna base científica para tal afirmación, esa es mi teoría.

El agotamiento en ese momento era físico... no podía con mi alma y mi atención era toda para ellos, fueron creciendo y empezaron a jugar juntos, a pelearse juntos, a tener que educar, come con la boca cerrada, no pegues a tu hermano, la misma cantinela una y otra vez... el agotamiento en este momento psicológico.. me canso de oirme yo, se cansan de oirme ellos, pero es lo que hay si quiero que sean educados y buenas personas tengo que estar todo el día a ello, sin tregua porque si me despisto un momento, ya no digo un día, si me despisto un momento....

¿cuantas veces a lo largo de la vida de una madre se puede decir: come con la boca cerrada? miles, millones, cientos de millones??? Realmente cuando aprende uno a comer con la boca cerrada? ¿os acordáis?

pero lo cierto es que cada vez demandan menos tiempo porque mis hijos son hijos de parque, el parque les chifla, si por ellos fuese dormirían en el parque, ya son mayores y juegan con los "colegas" a correr, a buscar lagartos, a meterse donde no se pueden meter pero lo cierto es que ya no necesitan que esté ahí siempre, no dejo de jugar con ellos y ya sabéis que a mi me gusta más una manualidad que... pero lo cierto es que tengo más tiempo para mi, para mis cosas, para el blog, para ordenar, para cocinar...

Supongo que ha llegado ese momento en que ya no soy tan necesaria...y eso por un lado me gusta porque disfruto de mi tiempo y no voy tan agobida siempre, pero por otro lado me da pena creo que dentro de nada pasaré al grado de madre plasta! y es muy pronto!!!

30 comentarios :

  1. A mi me pasa lo mismo con mi hija de 10 años aunque adoro poder hablar con ella. ;-)
    Besos
    Susana

    ResponderEliminar
  2. Ay Lucía! Qué razón tienes!.

    Los mellizos han empezado con deberes por las tardes y eso hace que tenga unos ratitos. Ya juegan los tres. Aún tengo al enano pero es otra cosa. Me pasa como a ti, por un lado es genial pero por otro.... Y yo digo: "Qué te oigo masticar!" por alternar con lo de cerrar la boca ;).
    Y por cierto, yo también creo que sube la fiebre por agotamiento. Estoy segura.
    ¡Felíz puente!

    ResponderEliminar
  3. No sabes cómo me alegra leer tus palabras... Me has pillado en un momento de esos de agotamiento físico y mental. De saturación, pensando que esto no tiene fin...
    Mis dos enanos de 2 y 5 años no me dejan ni un segundo, no tengo ni un momento para mí, ni en el cuarto de baño... Son dos koalas!
    Y es verdad que antes sería peor... Pero parece que no nos acordamos... Y también es verdad que dentro de unos años pasarán de mí y entonces será muy triste pero... Estamos en ese momento agobiante de no tener ni un minuto para mí.
    Por eso me alegra leerte y saber que hay "luz al final del túnel" ¡Gracias!
    P.D: Yo también creo que la fiebre sube del agotamiento.

    http://desde-un-rincon-del-sur.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Ay, es tan cierto lo que dices! Mis hijos gemelos ya tienen casi 8 años, y son muy independientes. Pero cuando empezaba a tener tiempo para mí, que soy una enviciada con las manualidades y el patchwork, se nos "ocurrió" tener otro, y ahora, con mi niña de 6 meses, se acabó lo de pintar botes mientras los gemelos juegan. Sólo dispongo de una hora, de las 10 a las 11 de la noche, para hacer mis cosas. Ya vendrán tiempos mejores, lo sé.
    Y el agotamiento psicológico... A veces me oigo a mí misma repitiendo las mismas órdenes y de verdad que me aburro.

    ResponderEliminar
  5. Yo pasé esa etapa hace tiempo y es verdad que el cansancio físico es terrible, ahora con una de 13 el desgaste mental es increíble, todo lo discute, todo le parece mal, no le gusta la comida, sólo quiere coger el móvil y wasapearse con las amigas, los chicos, ... buff! qué buena era la otra etapa.
    Un besito, lulú.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:13 a. m.

    !Que razón tienes! Se acaba el agotamiento físico... !y llega el agotamiento psicológico! También puedes tener ambos, depende de las edades de los querubines. Con 11, 8 y 4, tengo para dar, tomar y regalar.
    Pero !ojo! ahora ya no te piden, te demandan, te exigen,... pero sigues teniendo que estar ahí, porque...: ¿porque está tan cansado?, ¿porque me contesta gritando?, ¿porque viene llorando el tercero?, ¿porque está tan serio?
    Me parece que la presencia materna pasa a ser más "discreta" para ellos, pero !como les sigue gustando los besos y los abrazos, y que estés alli!(aunque no lo reconozcan)... y que les cuentes tú tus cosas: sí, ha llegado el momento en el que se introducen en otro mundo, el adulto, ese en el que su madre está fuera de ellos y tiene un jefe gordo como una pelota, una compañera de trabajo con el pelo rojo, un cliente que va y me dice..., un alumno que se llama...Claro, todo hay que adornarselo, pero es una manera de seguir en contacto con ellos... !y de echarse unas risas a la hora de la cena!
    !!Esto es para toda la vida!!
    Ana

    ResponderEliminar
  7. No soy madre pero como hija te digo que siempre las madres necesitan pasar tiempo con sus hijos, son periodos más cortos y van evolucionando, pero siempre se necesita tiempo. Tener fiebre por agotamiento físico a mi me ha pasado dos veces (a mi se me sumó estrés), así que no es ser ningún bicho raro jejejeje. Por suerte no me ha vuelto a pasar porque de lo mal que lo pasé he aprendido a organizarme mejor y a no estresarme tanto

    besos

    ResponderEliminar
  8. Entonces hay luz al final del tunel??? jejeje lo prometes? Yo creo que me pasará igual y aunque ahora estoy deseando que llegue ese momento (que aún está muuuuuy lejano) luego echaré de menos a mis bebés. Aunque supongo que con otras edades la relación simplemente será diferente y te necesitan de otro modo... y eso que yo aún sigo en esa etapa locura que comentabas del principio.

    ResponderEliminar
  9. Pues yo estoy ya en esa fase de echar de menos a mi bebé... tengo un niño de 7 años, grandote y cada vez más independiente... extraño tenerlo en los brazos y hacerle cariñitos... el mejor momento del día es el rato que se tumba conmigo en la cama antes de irse a la suya, para leer un cuento... le gusta cogerse de mi teta derecha (jajajaja... lo siento) y a veces, se queda dormidito así... ayyyy, que me pongo tontorrona... pues eso, que es verdad, que ya tengo más tiempo, pero a veces lo cambiaría por la sensación de volver a ser el centro de su mundo...

    Besitos... precioso post!
    Isabella

    ResponderEliminar
  10. Patrizia9:51 a. m.

    A riesgo de repetir lo ya dicho, os confieso que en mi caso es igual: de agotamiento físico y aspecto de zombi (mis hijos, ahora 9 y 6,5, se llevan... 2,5 años, premio!) y un par de meses de pañales de todas tallas, se pasa al agotamiento mental de educar, repetir y tripitir ("cierra la boca", "lávate los dientes YA y no dentro de 3 horas", "¿has hecho los deberes?", "ponte las zapatillas", "¡que te pongas las zapatilaaaas!", y un largo etc.), que no me aguanto ni yo, y oyendo "noes" como respuesta standar. Me temo que ya estoy en la fase madreplasta mal que me pese, pero como tú bien dices, si me relajo un solo segundo... al garete los esfuerzos de una semana entera! ¿Se me estará poniendo cara de bruja? En fin, por otro lado ya son más independientes, les puedo dejar solos en casa un rato y demás, pero a lo que temo con toda mi alma es a la adolescencia, que está a la vuelta de la esquina!!! Me consuela pensar que a partir de los 20 volverán a soportarme (espero). Me quejo y me quejo pero cuando la gente me felicita por lo bien educados que están y lo buenas personas que son, entonces sé que el sinvivir vale la pena. ¡Y si me dan un achuchón y me dicen que soy la mejor mamá del mundo se me olvida todooo!

    ResponderEliminar
  11. Yo también soy una mamá plasta. jo. Pero es que la mía tiene 81 años y me sigue llamando para preguntarme si me he tomado una medicina. Asi que yo creo que somos plastas todas, pero no por ser plastas sino porque somos buenas madres.

    Los pañales y los biberones y las noches en vela se fueron para dejar paso a noches mas tranquilas y más tiempo libre para mí, aunque siempre hay que estar encima de los niños tengan la edad que tengan. Eso lo tengo clarísimo. Ahora estamos en la edad de las malas contestaciones, de las mentiras, de los NO quiero y cosas así que todos los días me sacan de quicio y me ponen a prueba. Pero como soy una madre plasta no dejo que se me suban a la parra. Cierto es que psicológicamente acaba una mas agotada que físicamente, aunque yo ultimamente acabo agotada de las dos formas. Pero feliz porque creo que aunque termine muy cansada la causa es porque estoy haciendo bien mi tarea de ser madre.

    beso grande

    www.conmibolsoacuestas.com
    www.muchosvientos.blogspot.com

    ResponderEliminar
  12. pd: Se me olvidaba decir que me da una penaaaaaa que crezcan. Por eso creo que a la pequeña la tengo mas mimada porque es mas "bebe" que la mayor que está en la edad el pavo. Si Dios quiere me animaría a ampliar la familia. Aunque despues de ese agotamiento del final del día entre el trabajo y las niñas, a veces pienso que si tuviera un bebe al que cuidar que no podría con todo. Pero a veces es tan fuerte el instinto maternal que tengo claro que sería feliz con otro mas.

    ResponderEliminar
  13. Tengo dos niñas, una de 9 años y otra de casi 5 años y el tiempo que paso con ellas ha variado.
    Con la mayor ahora pasamos tiempo hablando, ayudándola con los deberes y haciendo muchas manualidades. Y con la pequeña paso mucho tiempo jugando con muñecas y construcciones.
    Y las tres juntas aprovechamos para ver pelis en casa o en el cine, ir al parque (mucho tiempo y todos los días que nos son posibles), ir de compras, ir a la pelu, hacer salidas en familia a otros parques de Barcelona o a talleres....
    Así que desde mi experiencia puedo decir que no te necesitan las 24 horas del día como antes, pero sigues pasando mucho tiempo con ellas haciendo nuevas actividades.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  15. Hola,
    Hace poco que me hice seguidora de tu blog, pero es que a veces cuando leo tus comentarios parece que me estoy oyendo a mi misma, haces las mismas reflexiones e incluso a veces utilizas hasta las mismas frases y expresiones ja,ja,ja...sobre lo de "comer con la boca cerrada", desconozco cuando empezamos a hacerlo sin oir la cantinela de nuestra madre cada dichosa comida, lo que sí te puedo decir es el número de veces que puedo llegar a repetirlo en una comida, y oscila entre unas 1000 veces je,je...Si que empiezo a tener más tiempo, me da mucha pena, a mi me gusta que sean niñ@s, como nos decía mi madre: "os voy a poner una piedra para que no crezcáis". Un saludo,
    Mª José
    www.lafiestadepepa.com
    ¡ah!, soy madre de una niña de

    ResponderEliminar
  16. Eso nos pasa a todas antes o después. Hubo un momento en el que derepente sentí un vacío tremendo pero ahora estoy encantada de tener tiempo para mi. Feliz fin de semana largo. Besos.

    ResponderEliminar
  17. Pues yo debo ser la de la familia rara. Mis hijos ( 9,5 y 4,5) cada vez me demandan más. El mayor, pre-adolescente, pre-contestón, pre-sabelotodo y evidentemente precioso me demanda, que si es más independiente a la hora de organizarse, jugar, etc., necesita atención constante ahora que el colegio ya no es un juego, necesita que le tomes la lección, que le corrijas los deberes, que le hagas ejercicios para prepararse los exámenes. También reclama mucho la atención ya que en estos momentos en que su hermano no está siendo tanto un compañero de juegos para él como una carga, y no lo está pasando muy bien.
    El pequeño reclamaa la atención constante, siempre quiere que juegues con él.
    Los dos, desde siempre, han sido muy pegados a mí. Nosotros no somos de parque (por suerte tenemos un gran jardín), pero cuando vamos allí, normalmente se quedan a mi lado.
    A mi me encanta, pero tengo que reconocer que, a veces, agobia un poco.

    ResponderEliminar
  18. Bendito internet!! Encantada de haberte encontrado!!

    ResponderEliminar
  19. Que verdades expresás! Tengo 3 hijos de 6, 3 y 1, y si, el de 6 ya es mucho mas independiente! Claro que al tener esas diferencias todavía corro con el de 3 que es bastante travieso y ni que hablar con la de 1 que esta explotando el mundo, aveces me agobio bastante, pero pienso que todo pasa y que cuando sean mas grandes los voy a extrañar... En fin, lindo leerte!
    Te mando un beso!
    Lau de bulubu.blogspot.com

    ResponderEliminar
  20. Anónimo2:24 p. m.

    Podrías escribir un poco mejor, verdad?usando mayúsculas, acentos, comas donde toca...es un consejo de amiga.

    ResponderEliminar
  21. Gracias amiga lo intentaré!

    ResponderEliminar
  22. Mi niña tiene ya un añito, y aunque me tiene agotada (es que no para la muy "bicho") disfruto de cada momento con ella, de cada beso, de cada abrazo...que tengo muy presente que luego crecen y no quieren saber nada de sus "pesados padres"...(todos hemos sido niñ@s, no?)

    ResponderEliminar
  23. Tengo una niña de 9 meses, que (no es porque sea su madre) es un amor!! por el momento me permite tener tiempo para mi, tiempo para ella, tiempo para mi marido y...hasta tiempo para dormir!!

    Esperemos que la cosa siga siendo así!!

    Muaaa

    http://llegaralos30sinmorirenelintento.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  24. Yo tengo uno de 5 y otra de casi dos y son un amor, nos agotan¡¡¡¡ pero a cambio una sonrisa de ellos es como si me tocara la loteria. Yo hago muchas manualidades con ellos más bien con él porque la peque todavía toca mucho las narices. Besos y feliz jueves.

    ResponderEliminar
  25. jo, Lucía, qué post tan bonito... es un gustazo leerte porque siempre le pones el lado dulce y positivo a las cosas. Como novata sólo puedo darte las gracias!!

    ResponderEliminar
  26. Yo doy fe de que puede subirte la fiebre de puro agotamiento. A mi marido le ha pasado también.
    www.estilo-etc.com
    www.etcweddings.com

    ResponderEliminar
  27. Anónimo7:34 p. m.

    Nos quejamos de lo que tenemos,echando de menos lo que ya se fue,anhelando lo que va a caer porque al ser nuevo nos parece mejor y olvidamos el momento intentando no recordar,cada etapa es un mundo y aparte,ese mundo y aparte es sólo el comienzo de todo lo demás, si hasta ahora estabas ahí,para lo malo,para el resto, ten por seguro que nunca lo van a olvidar y, es más, te lo agradecerán porque no hay día que no salga el sol.

    ResponderEliminar
  28. Cuando la maternidad / paternidad llama a tu puerta, los sentimientos son todos muy extremos... Pasas de comértelos a besos a desear que tengan un botoncito para desconectarlos... y cuando se van haciendo mayores, nuestra responsabilidad es dejarles libres para que descubran la persona que quieren ser... que inevitablemente, en lo más profundo, va a ser una persona muy parecida a nosotros. Y sino, que me digan a mi porqué cada día me parezco más y más a mi madre.

    ResponderEliminar
  29. Hola Lucía, yo tengo 2 niñas de 12 y 10 años, y aunque algunas veces (demasiadas) me pongo melancólica cuando recuerdo los años de niñez (aquella dependencia que tenían de mí, que me agobiaba y encantaba a partes iguales), también he de reconocer que ahora estamos en un momento muuuuy feliz. Hemos entrado en la etapa de jugar al monopoli, ver pelis de acción (adiós barbieeees,...), hacer rafting y barranquismo juntos, y un montón de cosas más que pienso disfrutar a tope, ¡¡para dentro de 10años poder añorarlas!!.

    Un beso y a disfrutar cada momento

    ana♥
    613materika

    ResponderEliminar
  30. Pues me encanta leer tu reflexión, yo ahora estoy en una etapa mucho anterior, tengo un niño de 2 años y otro de 2 meses, se llevan 24 meses así q el agotamiento es físico y mental.
    Muchas veces pienso que a ver si crecen un poco y pasamos esta fase, pero luego disfruto tanto de ellos que me da pena pensar que no estén tanto para mi. Claro que todo esto es frutó de mi cansancio acumulado jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar