viernes, abril 05, 2013

maternidad: reprogramarse como un niño

 



El 2013 está siendo bueno pero duro en algunos sentidos, demasiadas despedidas, unas definitivas, otras son hasta luegos, pero para mi, para los mayores, siempre dolorosas.

Los niños sin embargo se "reprograman" enseguida, me gustaría ser como ellos, cuando pasa algo, cuando hay que dar una "mala" noticia, siempre pienso en ellos, cómo se lo voy a decir, qué me dirán, cómo se lo tomarán, me entra miedo, básicamente porque no quiero que sufran.

Y entonces me sorprenden, todo es natural para ellos. Aún recuerdo cuando se murió mi abuelo hace muchísimos años yo ya estaba en la universidad y lo pasé fatal, pero mi hermana sin embargo era pequeña, una niña y ella sólo pensó que se lo pasaba genial con él y que se acordaría siempre tal y como era, no pensó en la ausencia, su cerebro se reprogramó para esa nueva situación.

Me gustaría ser como ellos, si ellos gobernasen el mundo estoy segura de que todo sería mucho más fácil, nada es complicado, todo es natural, ellos no entienden de despedidas, si parte de su familia se va a vivir al otro lado del charco mientras los mayores vamos llorando por las esquinas, ellos sólo piensan en que la próxima vez que verán a sus primos tendrán que coger un avión, o lo genial que será conocer a los nuevos amigos de sus primos que hablarán en inglés.

Sólo espero que cuando de verdad estén al otro lado de la pantalla y no puedan jugar, pelear, reír y llorar juntos, tarden 2 minutos en "reprogramarse" y seguir con su feliz vida.

 


Los niños son más fuertes que los mayores, deberíamos todos aprender a ser un poco como ellos.

27 comentarios :

  1. Siempre he pensado que los niños nos dan grandes lecciones CADA día y que es una pena que con los años perdamos esa naturalidad y frescura de la que hablas..

    ResponderEliminar
  2. ¡Tienes tanta razón! Yo que lo vivo cada día, veo cómo mis hijos, sobre todo los pequeños, ven ahora a su padre cuando pueden a través de una pantalla y para ellos es lo más normal del mundo. Son esponjas para aprender de todo y a veces nos sueltan una lecciones que nos dejan en el sitio.

    Ojalá no perdiéramos nunca esa capacidad de adaptarnos a todo como la tienen ellos.

    ¡¡Un besazo!!

    ResponderEliminar
  3. Vaya!... aquí con la lagrimilla... ¡Cuánta razón tienes!. A mi me da "miedo" el día que tengo que enfrentarme a darles una noticia realmente triste. Y... ¡qué buena la reflexión final!.
    Bss

    ResponderEliminar
  4. Que gran verdad, a mi me pasó igual con mi abuelo, lo pasé mal y todos los dias me acuerdo de el, y me sorprendia como mi hermano que estaba todo el día con él, actúaba como si nada!

    No deberíamos perderlo nunca,.. pero la vida es así...

    Besitos^^

    ResponderEliminar
  5. Que bonito tu post, la verdad es que tienes razón. Todos hemos sido niños y no se en que momento perdemos esa capacidad, pero tristemente es así.

    Yo aún no soy mami, pero me encanta tu blog. Te sigo!

    Besos

    http://disfrutandolatreintena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  6. Que bonito tu post, la verdad es que tienes razón. Todos hemos sido niños y no se en que momento perdemos esa capacidad, pero tristemente es así.

    Yo aún no soy mami, pero me encanta tu blog. Te sigo!

    Besos

    http://disfrutandolatreintena.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  7. Qué razón tienes Lucia. Hemos de aprender de ellos siempre!
    Besos y disfruta el fin de semana.

    ResponderEliminar
  8. Tienes toda la razón! tengo dos hermanos lejos, uno en argentina y otro en australia, cuando los veo por skype y pienso en la distancia es duro, pero Nico, tiene 4 años, y el lo ve como algo normal. Les enseña sus juguetes por el ordenador...les cuanta cosas...como si estuviern aqui....es admirable como son!

    Besos y buen fin de semana!
    Gri

    ResponderEliminar
  9. Ana murales10:35 a. m.

    No puedo estar mas de acuerdo....yo tengo una hermana en boston con dos peques....y siento esa distancia sobre todo ahora q son niños pero los niños solo ven lo positivo....normal....

    ResponderEliminar
  10. Son esponjas para la bueno y para lo malo y se rehacen así mismo y no ven los contras, sólo las cosas positivas. A menudo me agacho e intento ver las cosas como las ve mi peke de 3 años y le pido que no crezca que se quede así para siempre, con esa inocencia, lealtad, sinceridad... Yo tb quiero reprogramarme como ellos y aunque sea por un día vivir con su punto de vista de despreocupación por el futuro.

    ResponderEliminar
  11. Tienes toda la razón, los niños tienen esa capacidad de ver las cosas como se deberían ver y seguir adelante siendo felices... ¿por qué perderemos esa facultad cuando nos hacemos mayores?

    ResponderEliminar
  12. En cuestión de sentimientos los niños nos dan mil vueltas. Será que las circunstancias que vamos viviendo nos hacen olvidar lo que fuimos capaces de hacer y pensar de pequeños.

    ResponderEliminar
  13. Pues si, no deberíamos perder la inocencia de los niños, seríamos mucho más felices. Feliz fin de semana. Besos.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo11:54 a. m.

    Con la lagrimilla estoy pensando en que crecen y dejan de ver las cosas de esa manera. Qué tristeza, pero es ley de vida. Que bonito post. Gracias!

    ResponderEliminar
  15. la verdad que no se como son tan fuertes!! ojalá todos seamos un poco mas niños y ver siempre el lado bueno de las cosas!

    ResponderEliminar
  16. Soy madre de tres niños , tambien una bloggera en construccion,y siempre me regalas algo en el dia como este mensaje ,muchas gracias por darme aliento con tus palabras, y te sigo cada dia que puedo un besico guapa...

    ResponderEliminar
  17. Anónimo1:10 p. m.

    Gracias por tu reflexión!!
    Totalmente de acuerdo, y que mundo más injusto les estamos dejando a nuestros pequeños....

    ResponderEliminar
  18. Anónimo1:14 p. m.

    Cuánta razón tienes, lo bueno es que son adaptables para todo, lo bueno y lo malo.
    Que les vaya bien a tu hermana al otro lado del charco.
    Les mans de la pètal.

    ResponderEliminar
  19. Estoy de expatriada en Alemania con mis dos niñas y mi marido y el post de hoy me ha llegado al corazoncito...me ha encantado! Besos desde Múnich

    ResponderEliminar
  20. Es bonito lo que has escrito y una muy buena reflexión.
    Besos

    ResponderEliminar
  21. A mí tampoco me gustan las despedidas...

    ResponderEliminar
  22. preciosooooo, llorando como una magdalena me tienes y tienes toda la razón.

    ResponderEliminar
  23. Una habilidad que desde luego debemos ¡recuperar! debe ser posible, igual con menos flexibilidad, pero no imposible.

    ResponderEliminar
  24. Mira que nos pones sensibles !!
    Tu post me hace reflexionar... Me da pánico el momento de dar una mala noticia... Y por desgracia... Me estoy preparando ... Me alegra pensar que Alicia no sufrirá tanto como yo, .. por lo menos en teoría !!
    Ya veo en instagram que la estas gozando este fin de semana !! Te lo mereces!!!
    Un besito,
    Emma

    www.lacorunalifestyle.com

    ResponderEliminar
  25. Mira que nos pones sensibles !!
    Tu post me hace reflexionar... Me da pánico el momento de dar una mala noticia... Y por desgracia... Me estoy preparando ... Me alegra pensar que Alicia no sufrirá tanto como yo, .. por lo menos en teoría !!
    Ya veo en instagram que la estas gozando este fin de semana !! Te lo mereces!!!
    Un besito,
    Emma

    www.lacorunalifestyle.com

    ResponderEliminar
  26. Sin palabras.... qué post más bonito, Lucía!!

    ResponderEliminar