jueves, diciembre 15, 2011

CUESTA TAN POCO HACERLES FELICES...

La semana pasada iba mal muy mal, en cuanto a organización me refiero.... la casa desorganizada, las comidas desorganizadas, a ver si os creeis que esto no pasa!!! pasa y mucho....
Miles cosas por hacer y sin tiempo para nada!

y entonces me puse a hacer la cena, lo cual me cuesta horrores porque hasta que los peques no estaban en casa, las cenas eran a pasar, nos apañabamos con cualqueir cosa, un quesito, unos embutidos... lo que sea pero la cocina NO SE ENCEDÍA NI DE COÑA!

Ahora si, ahora les preparo la cena! por ellos sería todos los días: cena americana cada uno lo que le de la gana y por mi también, teniendo en cuenta que cena americana siempre es = a colacao, rápido, límpio y cómodo, pero el GEN MADRE hace acto de presencia y me dice: hazles la cena que están creciendo y necesitan comer !!!

Así que como iba diciendo estaba empanando filetes de pollo... y llegó Bosco, ¿mamá te quiero ayudar?
EOEOEOEOEOEOEOEOEOEOEOEOEO
alarmas, mi cabeza empezó a visualizar futuros acontecimientos como cuando dicen en las pelis que te vas a morir y ves toda tu vida pasar por tu cabeza, pues eso igual!
manos llenas de pan rallado, cocina revuelta asquerosa, niño otra vez a la ducha por el enzoufe que tiene, cambio de pijama=más lavadora y así en cadena!!!!

pero entonces.. tuve ese momento de lucidez... a ver, qué más da!!!!!
si, se va a manchar,
si va a poner la cocina como el rosario de la aurora, puede que le tenga que poner el pijama pero y qué! si él está contento pues yo también!!

Así que cogió su banqueta y empezó a empanar! el muy fino pasó el filete por el huveo con el tenedor y llegó su padre... No Bosco, hay que mancharse, pasa el huevo con los dedos!!!
yupiiiiiii y luego por el pan rallado!! echa más!!!!!!!!

y si, pasamos un momento genial haciendo unos simples filetes empanados
y si, me dio igual la cocina, pero que sepáis que no quedó tan mal
y no, no le tuve que cambiar el pijama
y si, mi hijo sabe empanar filetes la mar de bien!
y si, son estas cosas las que hacen que tengas ese momentito de felicidad diario!!

Probad y olvidaros de las consecuencias que seguro que al final no es tan grave! y si lo es al final solo son 5 minutos más limpiando!

30 comentarios :

  1. Tienes toda la razón, los niños disfrutan un montón con las manos en la masa, sobre todo mi hijo mayor, pero a mi se me ponen los pelos de punta, de pensar en como se va a quedar la cocina.

    ResponderEliminar
  2. Una historia muy tierna!!! besos

    ResponderEliminar
  3. Las cosas más sencillas son las que les hacen más ilusión, es genial.
    Quería pedirte un favor ¿me puedes dar alguna idea para un disfraz de navidad y de regalos para las profes? Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. A mi me gusta que mis hijos me ayuden, lo hacen siempre y con sus tres añitos me sorprende lo bien que se les da, igual estamos ante un futuro Gulli¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. Ay Lucía...cómo me gusta tu filosofía!

    besos

    http://www.delunaresynaranjas.com/

    ResponderEliminar
  6. Si te hubiera ayudado yo la cosa hubiera sido más trágica :)))

    ResponderEliminar
  7. Estoy totalmente de acuerdo pero muchas veces se me olvida. Tenemos que disfrutar de los pequeños momentos, que llegará un día en los echemos de menos. Besos.

    ResponderEliminar
  8. Me encanta, me encanta, me encanta! Y la verdad, tienes toda la razón, que más da todo lo que ensucien o se ensucien, sólo con verles la carita de satisfacción que ponen y lo que disfrutan!! esos momentos? los que realmente tienen importancia en la vida...

    ResponderEliminar
  9. Qué razón tienes, el martes hice lo mismo con mi hijo pequeño de 5 años y él tan contento, les encanta ayudar: papi, mami te ayudo? y por qué no? el hacer algo contigo les hace sentirse útiles,más mayores y más unidos todavía. Muy bonito el post!!!

    ResponderEliminar
  10. A veces nos agobiamos mas de la cuenta sin necesidad y en esos pequeños detalles, que no esperamos, encontramos momentos geniales.
    Una buena moraleja! Totalmente de acuerdo!!
    Bss

    ResponderEliminar
  11. Además son cosas que nunca se te olvidarán... como lo bien q me lo pasaba yo haciendo croquetas con mi madre.... ahora ya es casi una tradición hacerlas juntas!

    ResponderEliminar
  12. Desde hace un año mis dos peques son las encargadas de hacer las pizzas, los pulpos de espaguetis y los pasteles.

    Y este fin de semana empezamos con los detalles navideños. Cada año, por Sant Esteve, nos reunimos toda la familia a comer en nuestra casa. Y cada año decidimos hacer un detallito que dejamos encima del plato. Y este año me han sorprendido ellas a mí, ya que han decidido que quieren preparar una cajita con magdalenas, galletas, bombones..... Así que el sábado toca decorar cajitas y enharinarnos hasta las cejas. Hay que empezar a prepararlo todo, porque somos 12!!!

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja, me parto contigo. Y lo peor es que estoy convencida de que Bosco empana los filetes mil veces mejor que yo y se enzoufa la mitad!

    ResponderEliminar
  14. Amén, Lucía! Estos son los pequeños grandes momentos que tiene la vida, disfrutar de las cosas que realmente son importantes. Ah, en la carta de Reyes un delantal chulo para Bosco, que ya tienes un pinche de cocina apañado!!!

    ResponderEliminar
  15. Cúanta razón. Al principio se te abren las carnes, pero luego da gusto ver lo bien que se lo pasan... :)

    ResponderEliminar
  16. A mi hijo de 5 años le encanta ayudarme en la cocina, él bate huevos, empana, mezcla, rellena los moldes de las magdalenas y todo lo que se le ocurra. Además cuando colabora en la preparación de la comida luego come mejor y le cuanta a todo el mundo que él es el ayudante de cocina

    ResponderEliminar
  17. hay cosas que sólo se aprenden haciéndolas..

    Vi al principio alucinaba de las cosas que le "dejaba" hacer a Daniela pero ahora se da cuenta de que ya hay un montón de cosas que sabe hacer, sin pedirle o lo que es mejor que quiere hacer sin pedirle; para ella es un honor poner la mesa, recogerla, ayudar en la cocina.. trabajar y ayudar (tampoco es que yo me haya esmerado mucho pero la cría salió trabajadora jajajaja)

    besos

    ResponderEliminar
  18. Comparto tu filosofía! Por cierto el padre de Baballa se acaba de pasar por mi blog y ha dejado un comentario, dale las gracias! ;)

    ResponderEliminar
  19. Que tiernos todos haciendo la cenita!! pues verás el día que pongáis una fondie de queso...entrarán en colapso con eso de fundirse su propio queso! eso para mi era lo MÁAAS de pequeña! (y bueno ahora :)!)

    ResponderEliminar
  20. Piensa que esa es la manera de que en unos años tu no vuelvas a hacer cenas (la harán ellos).
    Mi enana (porque al mayor ni aunque lo maten) reboza pescado, empana filetes, lía croquetas, monta pizzas, así que cualquier día empezamos a turnarnos.
    Y sí, como tu dices, es divertido.

    ResponderEliminar
  21. Yo también soy de las que los invito a colaborar en todo. Mi hija con dos años disfruta metiendo y sacando ropa de la lavadora, su hermano con cuatro vacíaba el lavavajillas como si fuera un juego más...y si ya nos ponemos con las manos en la masa ni tecuento lo que disfrutan...y yo también...aunque luego quede todo manga por hombro!

    ResponderEliminar
  22. jeje que bonito!
    Besos guapa

    susansstyle.blogspot.com

    ResponderEliminar
  23. mi planazo con Carmen es hacer una "totilla francesa" nos lo pasamos genial!

    Un saludo,

    maría

    ResponderEliminar
  24. Anónimo8:48 p. m.

    Me he sentido TAAAN identificada!!! El otro día me arriesgué ¡¡y me hicieron una fuente enooooorme de croquetas. Ellos orgullosísimos y yo gané mucho tiempo.

    ResponderEliminar
  25. Mira que te sigo desde hace tiempo... y que me encanta todo lo que escribes siempre, pero te aseguro que esta es la entrada más lúcida y genial que he leído en tu blog.
    Felicidades. Estás criando unos niños felices.

    Y qué si te hubieran dejado la cocina un poco o un mucho manchada? Es mejor criar niños alegres en cocinas imperfectas? O al revés?

    ResponderEliminar
  26. Anónimo1:13 a. m.

    Mi experiencia personal: mi trío calaveras(7 y dos de 4) se ofrecieron un día para ayudar a montar las albóndigas, pensé k kedaría todo askeroso y k pasaría el rato gritando y acabaría sofocada. Oh sorpresa: ni gritos, ni sucio, y todos en perfecto orden y con albóndigas perfectas. Me cundió un montón y ellos se lo pasaron pipa: como con la "plasti" pero luego te lo comes, decían. Ahora cuando tengo para albóndigas o croketas, yo como k no les llamo pero ellos enseguida se ofrecen, y yo encantada, y ni me mancho, yo solo a freirlas.
    El de 7 años fue muy precoz y el pionero, y hasta él mismo se ha cosido los rodillones del pantalón, además de fregar, bañar a sus tatos, poner mesa, intentar cocinar, etc..todo un lujo de niño,...los pekes no han salido tan lanzados.

    Son una ternura de verlos k se kieren hacer mayores, pero guerdan la inocencia de la infancia.

    Bs

    ResponderEliminar
  27. Jajajaja yo intento decirme lo mismo todos los días. Pero en ocasiones, no lo logro ni de coña!

    ResponderEliminar
  28. jejeje... pues claro que siii!!! que se ensucien es divertido, siempre y cuando tengan claro que estamos cocinando y no jugandooo!!! Me ha encantado éste post vivencial... en casa sucedía lo mismo, pan con tomate y embutidos y cuando llegó la peque... a cocinar... y que pereza da a veces, eh??? Un besazo guapaaaaa!!!

    ResponderEliminar
  29. Mi hijo de tres años me ayuda a pasar por harina el pescado y la semana pasada colocó las bases de las madalenas y les puso azucar. Me ha encantado tu historia por que la primera vez que se puso el delantal (como mamá) solo fui capaz de pensar en la suciedad y tienes razón que compensa absolutamente su cara de felicidad al ver que puede colaborar con los mayores.
    Un beso, disfruto leyéndote.

    ResponderEliminar
  30. Well done!!
    Quedas contratada como mi doula, nanny y canguro. Dejaré a mis hijos con casco para ir a tu casa, pero me quedo tranquila si los dejas criar asi, en libertad....

    ResponderEliminar